Publicidad

¿Qué es la flexibilidad interna de las empresas?

En demasiadas ocasiones, los medios de comunicación utilizan de manera recurrente términos específicos de jergas profesionales que no llegan a entenderse bien en el conjunto de la sociedad, sin la formación necesaria para ello. Así, estos términos se comprenden por aproximación y pueden llevar a situaciones de dificultad a la hora de emitir un juicio de valor.

Por ello, vamos a ver, de manera somera, qué es eso de la flexibilidad interna de las empresas.

En general, la flexibilidad interna de las empresas no es más que la capacidad del empresario para modificar los horarios y los destinos de los trabajadores en función de las necesidades específicas de las empresas, así como ajustar los salarios por debajo o por encima del convenio laboral para equilibrar las condiciones específicas de cada empresa.

Veamos un ejemplo.

Supongamos un hotel en el que un lunes hay cuatro recepcionistas en el turno de tarde, mientras que el sábado hay sólo dos. Esto se debe a que cuando se realizaron los turnos la ocupación marcaba que el lunes era un día de mayor ocupación.

Una vez que se ha ido acercando la fecha, la previsión aparece como errónea y ahora resulta que el lunes el hotel está vacío y el sábado lleno. La flexibilidad interna sería la capacidad del empresario de modificar los turnos reforzando el sábado y liberando el lunes.

En estos momentos, el trabajador puede negarse a este cambio si no se le notifica en tiempo y forma adecuado, con lo que se genera una situación surrealista en el que una empresa puede tener que contratar personal extra para un día y tener trabajadores en turno ociosos en otro.

Esta misma situación puede valer para los cambios de destino, cuando una misma empresa tiene diferentes centros de trabajo, incluso para la adecuación salarial a las circunstancias de cada momento. Por ejemplo, de poco sirve que el convenio diga que se tiene que subir el salario un 3%, cuando la empresa está en pérdidas. Se necesita la flexibilidad interna suficiente como para que el trabajador mantenga su puesto de trabajo y el empresario rentabilice su negocio.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *