Publicidad

¿Merece la pena maquillar el curriculo?

Según un informe realizado por Randstad, el 21% de los trabajadores reconoce haber maquillado su curriculum para conseguir un puesto de trabajo. Las mentiras o verdades a medias son algo habitual en el mercado laboral y por eso cada vez más empresas realizan pruebas de aptitud para contrastar los conocimientos que figuran en el curriculum de los candidatos.

El informe destaca las áreas de idiomas y los periodos de desempleo como los más proclives a ser modificadas y los conocimientos técnicos los menos, excluyendo informática. La mentira en el curriculum está relacionada con la necesidad de cubrir alguna carencia o simplemente de destacar sobre el resto de candidatos. En este punto se puede diferenciar entre las exageraciones habituales, que ya forman parte íntregra del curriculum y las que se hacen ‘a lacarta’: modificaciones para poder presentarse a un determinado puesto de trabajo.

Cada puesto laboral exige una serie de habilidades y está bien adaptar el curriculum a las características del mismo, pero todo tiene un límite. ¿Merece la pena maquillar el curriculo? La respuesta es un claro no. Un conocido refrán popular dice que “antes se pilla a un cojo que a un mentiroso” y esto es lo que suele ocurrir con las verdades a medias que muchas veces se incluyen en el curriculo.

En el caso de los idiomas, las pruebas orales son cada vez más habituales y a una persona con conocimientos le bastan unos pocos minutos para adivinar el nivel del candidato. Si adivina que ha mentido, ya puede ir despidiéndose de sus posibilidades de hacerse con el puesto por mucho que encaje a la perfección en el perfil. Los conocimientos técnicos suelen ser algo más complicados de detectar, pero también pueden surgir preguntas concretas al respecto durante la entrevista que destapen el engaño.

Mentir es arriesgado, sobre todo porque por ganar unos pocos puntos se pone en riesgo toda la candidatura al puesto de trabajo. Hay que tener en cuenta que gracias a la proliferación de las redes sociales y en general a la interacción que propicia la web 2.0 cada vez es más fácil para las empresas encontrar información adicional sobre el candidato.

Además, cualquier mentira o exageración que quede al descubierto durante el periodo de prueba puede ser causa de despido inmediato.

Lectura recomendada

Imagen –©.The.Lemon.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *