Publicidad

Por qué sí a la movilidad geográfica

Debemos situarnos bien antes de entrar en materia en este artículo. A pesar de que efectivamente la tasa de paro ha disminuido levemente, lo cierto es que seguimos situados en cifras millonarias de parados, que tenemos una tasa de desempleo juvenil que supera de largo el 50% de los jóvenes en edad laboral, y, además, tenemos una acumulación de parados de larga duración realmente alarmante.

Con todos estos datos, y con un panorama de mercado laboral verdaderamente rácano, en el que encontrar un empleo es toda una fortuna, cada vez elementos como la movilidad geográfica, ocupan un espacio más importante dentro de los currículums de quienes deciden tratar de buscar empleo incluso más allá de su propio entorno inmediato.

Qué es la movilidad laboral

 

No estamos para nada ante una cuestión baladí, debemos tener en cuenta que las encuestas anteriores a 2008, el porcentaje de trabajadores dispuestos a acceder a cambiar de ciudad, o incluso del país, era relativamente escaso en comparación al concepto de movilidad geográfica que otros países europeos ya poseían, sin embargo, a fecha de hoy esto se ha modificado de manera radical, y cada vez en mayor medida ( aunque aún incluso en esta situación no llegando a las cifras europeas) somos más proclives a la movilidad geográfica.
El año pasado accedíamos a la información de diversas encuestas especializadas precisamente en cuestiones como la búsqueda de empleo, o las preferencias en la búsqueda de empleo, de aquellas encuestas nos quedamos con algunos datos que nos parecen especialmente significativos, como los de la encuesta de Randstad en la que se nos marcaba ya hasta un 71% de los encuestados dispuestos a cambiar de ciudad para encontrar un empleo, mientras que, en las cifras de 2011 y 2012, el aumento de españoles que buscaban trabajo en el extranjero resultaba prácticamente exponencial, por ejemplo, los datos del último semestre de 2012, doblaron en este sentido a los del último semestre 2011, que a su vez multiplicaba prácticamente por tres los datos equivalentes de 2010 unas cifras que se han seguido manteniendo en crecimiento en 2013 y lo que llevamos de 2014.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *