El Salario Mínimo Interprofesional

| 09/03/2016 | 14 Comentarios

El Salario Mínimo Interprofesional, también conocido por sus siglas SMI, determina la cuantía retributiva mínima que debe cobrar el trabajador referida a la jornada legal de trabajo e independientemente del tipo de contrato. Para 2016 es 655,20 euros, 21,84 al día.

Muchas veces hemos escuchado que entre las principales reivindicaciones de los trabajadores y sindicatos se encuentra el hecho de subir el Salario Mínimo Interprofesional. Pero, ¿qué es el SMI? Según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social es la cuantía retributiva mínima que percibirá el trabajador referida a la jornada legal de trabajo en cualquier actividad de la agricultura, industria o servicios, sin distinción de sexo u edad de los trabajadores, sean fijos, eventuales o temporeros, o sean personal al servicio del hogar familiar.

El salario mínimo interprofesional se fija anualmente por el Gobierno, mediante Real Decreto, previa consulta con las organizaciones sindicales y asociaciones empresariales más representativas, teniendo en cuenta el índice de precios al consumo (IPC), la productividad media nacional alcanzada, el incremento de la participación del trabajo en la renta nacional y la coyuntura económica general.

Salario Mínimo Interprofesional

 

 

La cuantía se fija en salario/día y salario/mes y en el caso de empleados de hogar se fija también en salario/hora. Además, se fijará una revisión semestral para el caso de que no se cumplan las previsiones sobre el índice de precios citado. Hay que destacar también que el salario mínimo interprofesional, según dispone el Estatuto de los Trabajadores, es inembargable.

La cuantía del Salario Mínimo Interprofesional

Para el año 2016, el Gobierno mediante el Real Decreto 1171/2015, aprobó la subida del 1%, 6,6 al mes, el salario mínimo interprofesional (SMI) para 2016, hasta los 655,20 euros al mes en 14 pagas, el equivalente a 21,84 euros por jornada laboral completa y a 9.172,8 euros al año.

El salario mínimo interprofesional a media jornada

¿Y en el caso de los contratos a media jornada o a jonrada recudida? ¿Cuál sería el SMI a aplicar? Aunque no siempre ocurre así con las cuestiones administrativas, en este caso bastará con aplicar la lógica, que nos dice que debemos usar la regla proporcional. Si en el convenio laboral se fija una hornada de 40 horas semanales a razón de ocho horas al día durante cinco días a la semana y el trabajador realiza una jornada de 20 horas, cobrará la mitad. Esto es lo que se conoce como prorrata del SMI.

En este sentido se entiende por un trabajador a jornada completa como uno de 40 horas semales. Todo lo que sea por debajo de esa cuantía se considerarán contratos parciales.

El SMI por horas

Cuando en lugar de una media jornada hablamos de contratos por hora habrá que aplicar la misma regla y prorratear el SMI a jornada completa. En este sentido, bastará con dividir la cuantía del salario mínimo por el número de horas de una jornada comparable y después multiplicarlo por el número de horas que efectivamente se han trabajado.

Para que lo entiendas mejor, para un puesto donde se cobra el mínimo de 21,62 euros por día para una jonrada de 8 horas, el precio/hora se establece en 2,7 euros. Si estás trabajando 2 horas al día, tu retribución diaria será de 5,4 euros.

¿Qué pasa con las pagas extraordinarias? ¿Y las vacaciones?

¿Están las pagas extraordinarias y las vacaciones incluidas dentro del SMI? Lo que la ley nos dice al respecto es que los trabajadores eventuales y temporales percibirán junto con el salario mínimo una parte proporcional de la retribución de los domingos y festivos y también dos pagas extraordinarias siempre que su contrato no supere los 120 días de duración.

En el caso de las vacaciones, estos trabajadores ingresarán una parte proporcional a las vacaciones legales mínimas, aunque sólo en caso de que no existiera coincidencia entre el período de disfrute de las vacaciones y el tiempo de vigencia del contrato. Dicho de otra forma, si no puede coger vacaciones la empresa deberá abonarlas y sumarlas al SMI tal y como haría con cualquier otro trabajador.

Características del Salario Mínimo Interprofesional

Ademásde lo que ya hemos visto, el sueldo base que todo trabajador debe cobrar tiene una serie de características básicas que debes conocer. Las dos más importantes son las siguientes: se aplica de forma individual a cada trabajo y es inembargable.

La primera de las características se refiere al hecho de que la revisión del Salario Mínimo Interprofesional no afecta a la estructura ni a la cantidad de los salarios profesionales que recibe el trabajador, cuando estos salarios en conjunto no sean superiores a dicho salario mínimo.. Dicho de otra forma, si una persona cuenta con varios empleos deberá percibir como poco el SMI en cada uno de ellos.

Por otra parte, el SMI es inembargable salvo para los casos que figuran en el artículo 608 de la ley 1/2000, de Enjuiciamiento Civil. Para las cantidades que superen el SMI se aplicará una escala que tomará este como referencia, según dispone el artículo 607 de esta misma ley.

Para que lo entiendas mejor, esta es la escala que se aplica:

  • SMI (648,60 €) -> Inembargable
  • Entre 1 y 2 veces el SMI (1.297,2 €) -> 30% embargable de las cantidades que superen el SMI
  • Entre 2 y 3 veces el SMI (1.945,8 €) -> 60% embargable
  • Entre 3 y 4 veces el SMI  (2.594,4 €) -> 75% embargable
  • Más de 5 veces el SMI (más de 3.243 €) – 90% embargable

Además, el porcentaje podrá oscilar entre un 10% y un 15% en función de las circunstancias y cargas familiares.

La evolución del SMI desde 2000

La evolución del SMI desde el año 2000 es la siguiente:

2000:

  • euros/día 14,2€
  • euros/mes 424,8€
  • Incremento sobre el salario anterior 2,0%

2001:

  • euros/día 14,4€
  • euros/mes 433,4€
  • Incremento sobre el salario anterior 2,0%

2002:

  • euros/día 14,7€
  • euros/mes 442,2€
  • Incremento sobre el salario anterior 2,0%

2003:

  • euros/día 15,0€
  • euros/mes 451,2€
  • Incremento sobre el salario anterior 2,0%

2004:

  • euros/día 15,3€
  • euros/mes 460,5€
  • Incremento sobre el salario anterior 2,0%

2005:

  • euros/día 17,1€
  • euros/mes 513,0€
  • Incremento sobre el salario anterior …

2006:

  • euros/día 18,0€
  • euros/mes 540,9€
  • Incremento sobre el salario anterior 5,4%

2007:

  • euros/día 19,0€
  • euros/mes 570,6€
  • Incremento sobre el salario anterior 5,5%

2008:

  • euros/día 20,0€
  • euros/mes 600,0€
  • Incremento sobre el salario anterior 5,2%

2009:

  • euros/día 20,8€
  • euros/mes 624,0€
  • Incremento sobre el salario anterior 4,0%

2010:

  • euros/día 21,1€
  • euros/mes 633,3€
  • Incremento sobre el salario anterior 1,5%

2011:

  • euros/día 21,38€
  • euros/mes 641,56€
  • Incremento sobre el salario anterior 1,3%

2012

  • euros/día 21,38€
  • euros/mes 641,40€
  • Incremento sobre el salario anterior 0%

2013

  • euros/día 21,51€
  • euros/mes 645,3
  • Incremento sobre el salario anterior 0,6%

2014

  • euros/día 21,51€
  • euros/mes 645,3
  • Incremento sobre el salario anterior 0%

2015

  • euros/día 21,62€
  • euros/mes 648,6
  • Incremento sobre el salario anterior 0,5%

2016

  • euros/día 21,84€
  • euros/mes 655,20
  • Incremento sobre el salario anterior 1%

El SMI en el resto de Europa

Cada país tiene su propio SMI y en algunos ésta es una figura que ni siquiera existe. La siguiente tabla recoge una comparativa del Salario Mínimo de diferentes países de la Unión Europea en el año 2015. Los datos han sido extraídos de la Oficina Estadística Comunitaria, más conocida como Eurostat. Estos datos hacen referencia al SMI basado en un modelo de 12 pagas anuales, razón por la que difiere del valor mostrado anteriormente en España que se basa en un modelo de 14 pagas.

SMI mensual en los principales países europeos:

  • Luxemburgo: 1.922,96 €
  • Bélgica: 1.501,82 €
  • Irlanda: 1.461,85 €
  • Holanda: 1.501,80 €
  • Francia: 1.457,52 €
  • Gran Bretaña: 1.378,87 €
  • Grecia: 683,76 €
  • Portugal: 589,17 €
  • Polonia: 409,53 €
  • Rumanía: 217,50 €
  • Bulgaria: 184,07 €

Hay que tener en cuenta que en algunos países europeos todavía no existe oficialmente el Salario Mínimo Interprofesional. Es necesario destacar previamente que Alemania era uno de los pocos países de la Unión Europea que apenas contaba con regulación en este aspecto. La nueva ley entró en vigor en Enero de 2015 fijando el salario mínimo en 8,5 euros por hora, valor que se revisará periódicamente de forma bianual.

Sin embargo, tenemos que tener en cuenta algunas consideraciones, como el periodo de transición de dos años a través del cual se irán adaptando diferentes convenios colectivos que ya regulaban este apartado. También es interesante resaltar que esta medida no afectará de momento a jóvenes ni a parados de larga duración, de forma que la efectividad de la misma podríamos considerarla limitada.

Diferencias con el IPREM

Suelen mencionarse juntos e incluso ir de la mano, pero SMI e IPREM no son lo mismo. El primero, como hemos visto, es la referencia en el ámbito laboral. Mientras que el segundo se aplica en el resto de apartados, como por ejemplo para solicitud de becas, de ayudas a la vivienda, para establecer límites fiscales, en el cálculo y acceso a prestaciones sociales..

Para solicitar ese tipo de beneficios el IPREM será el que sirva como base. Al igual que el SMI es un valor que se actualiza anualmente según entienda el Gobierno que ha aumentado el coste de la vida. Sin embargo, lleva 6 años congelado

Las cantidades en vigor  en 2016 son:

  • IPREM Mensual 532,51 €
  • IPREM Anual (12 pagas) 6.390,13 €
  • IPREM Anual (14 pagas) 7.455,14 €

Amplía información sobre el IPREM

Diferencias entre sueldos netos y brutos

Cuando negociamos la retribución económica de cualquier trabajo es importante distinguir claramente los términos salario neto y salario bruto. Resulta más sencillo empezar describiendo el salario neto como aquel que finalmente percibimos en nuestra cuenta corriente en cada periodo de pago, normalmente cada mes. Mientras tanto el salario bruto representa un importe mayor ya que sobre este valor se descuentan las retenciones/cotizaciones.

Lo habitual es que con nuestra empresa negociemos un salario bruto, ya que las retenciones son personales y diferentes para cada empleado según sus circunstancias. De esta forma para la empresa resulta más sencillo negociar el salario bruto. Entre las retenciones que tendremos que deducir de nuestro salario bruto encontraremos algunas como:

  • Cotización para contingencias comunes
  • Cotización para desempleo
  • Cotización para la formación profesional
  • Retención por IRPF

Resumiendo, si al salario bruto le descontamos estas retenciones obtendremos el salario neto, es decir, el importe que finalmente nos ingresarán en nuestra cuenta.

También te puede interesar:

Qué hacer cuando se acaba el paro

Cuánto paro cobrarás

Cómo consultar tu informe de vida laboral
Imagen: http://www.fotosdigitalesgratis.com

Categoría: Salarios

Deja un comentario


Logo FinancialRed