Publicidad

La tasa de paro juvenil

¿A quién afecta más el paro?

Cuando se plantean este tipo de preguntas, obviamente no se trata de establecer el debate del y tú más en relación a los perfiles afectados por la situación de desempleo en nuestro país, sino, al contrario, a partir de analizar estos datos por perfiles, tratar de entender un poco más (si posible entenderlo) la evolución actual de la tasa de paro en España, y su futuro inmediato.

Y probablemente coincidíamos prácticamente todos en los tres grupos a los que parece afectar el paro en mayor medida; los menores de 25 años, los parados de larga duración mayores de 45 años, y el colectivo de trabajadores extranjeros en paro.

Desempleo juvenil:

La  encuesta de población activa colocaba en nuestro país un desempleo juvenil situado en el 52,7%; obviamente una cifra que leída así, directamente, resulta devastadora. Sin embargo debiéramos tomar estos datos en perspectiva, y retroceder un poco en el tiempo, para darnos cuenta de que el hecho de que el paro juvenil se encuentra a la cabeza de la tasa de paro  en nuestro país, no es algo solamente relacionado con la actual crisis. Por ejemplo si tomamos los datos de la crisis de mediados de los 90 del pasado siglo, vamos a encontrar una tasa de desempleo juvenil superior al 45% en un entorno en el que no se alcanzaron las cuotas de desempleo general actuales, pero más aún, si tomamos los datos del que se considera el mejor año para el desempleo en la actual serie histórica (2007) resulta que incluso en esos momentos, con 1,8 millones de parados, el desempleo juvenil se acercaba (y a final de año superaba ampliamente)  la cifra del 20%.

Realmente esto vendría a suponer que, aunque efectivamente el dato del crecimiento porcentual del desempleo juvenil nos ha llevado a una cifra verdaderamente tremenda, este desempleo no partía en absoluto del mismo arranque que el desempleo a nivel general, por entonces apenas por encima del 10%, lo que, cruzado con los datos del descenso creciente de la población activa, nos daría como resultado una aparente contradicción; la tasa de paro juvenil ha aumentado como vemos de manera más que importante, sin embargo el número de parados menores de 25 años no ha crecido en este tiempo en la misma proporción.

 

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *