Publicidad

A un 83% de trabajadores no le importaría trabajar para un jefe más joven que él

Hace tan sólo unos años, cuando oíamos la palabra jefe nuestra mente pensaba en una persona muy mayor, que imponía por su presencia, experiencia o sabiduría. Pero, actualmente, todo esto ha cambiado y los jefes son ya gente muy joven, que suele llevar a equipos de personas con mayor edad que él.

Pero, ¿nos importa realmente tener un jefe más jóven que nosotros? Seguramente algunos pensarán que sí, pues sólo veremos a un niñato/a dando órdenes. Aunque no es eso lo que demuestra la encuesta hecha por Randstad, pues al 83% de los candidatos no le importaría trabajar para un jefe más joven.

Así, hay una importante convivencia de diversas generaciones. Con un mercado laboral con empleados desde los 16 a los 65 años, las “reglas de juego” están continuamente cambiando. Hoy los empleados aportan diferentes experiencia, expectativas, enfoques de la vida y el trabajo, apreciación y conocimiento de la tecnología, métodos y formas de comunicación, etc.

Dentro de este mercado se dan encuentro cuatro generaciones: Generación Z (adolescentes y menores de 20 años), Generación Y (de 30 a 20 años), Generación X (de 30 a 45 años), Baby Boomers (de 45 a 63 años), y Maduros (mayores de 63 años).

Es por ello que tales generaciones se mezclan entre si; y dentro de una misma empresa un tipo manda a diversas generaciones a la vez, creando una armonía laboral, porque cada una ha vivido cambios diversos en la sociedad.

Productividad, enfoque, compromiso, ética, capacidad para reciclarse… son cualidades comunes, en alguna medida, a trabajadores de todas las edades. Son estas mismas habilidades las que deben ser impulsadas como vía para anular las diferencias y acabar con los problemas del entorno laboral.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *