Publicidad

Cómo actuar ante preguntas ilegales en una entrevista de trabajo

Las cuestiones relacionadas con la raza, la edad, la religión, el género, el estado civil o la situación familiar pueden vulnerar los derechos a la intimidad y a la igualdad, y como entrevistado, no estás obligado a responderlas.

No todo vale en una entrevista de trabajo. Ni por parte del entrevistado, que en ocasiones está dispuesto a permitir ciertos excesos por su deseo de dar con un empleo; ni, sobre todo, por parte del entrevistador, que suele tener una posición de fuerza. Si estás en el primer grupo, hay cosas que nunca debes hacer en una entrevista de trabajo ni antes de acudir a esta cita, como, por ejemplo, mentir en el currículum.

No obstante, también debes de estar preparado para preguntas raras que se hacen en las entrevistas de trabajo. Esas cuestiones extrañas tienen un límite en la ley. Por ello, te mostramos aquí cómo actuar ante preguntas ilegales en una entrevista de trabajo.

La entrevista de trabajo

Las entrevistas de trabajo pueden ser presenciales o también realizarse a través de Internet, es decir, on line. Todo candidato a un empleo buscará dar la mejor impresión y ofrecer la mayor disponibilidad. De cualquier modo, como entrevistado, no debes de tolerar las preguntas discriminatorias en las entrevistas de trabajo, ni tampoco las preguntas de carácter personal.

Cómo responder en una entrevista de trabajo

Antes de entrar en materia sobre las preguntas en la entrevista de trabajo, de forma general, conviene que estreches la mano con firmeza, que mires a los ojos al entrevistador y que actúes con seguridad. También es aconsejable que te sientes correctamente en la silla, con la espalda recta y trata de no esconder las manos al hablar.
Entrevista trabajo preguntas ilegalesEn cuanto a las contestaciones, lo más recomendable es no hacer un monólogo, con mensajes concisos y directos. Además, no olvides manejar los tiempos, que la situación se parezca lo más posible a una conversación natural, dejando tiempo suficiente para que el entrevistador pregunte todo lo que considere.

Seguramente te harán algunas de las siguientes preguntas habituales en entrevistas de trabajo: ¿Cuáles son tus virtudes y cuáles tus debilidades? ¿Cómo proyectas tu vida dentro de cinco o diez años? ¿Qué te gusta hacer en tu tiempo libre? Aunque es lógico y recomendable que intentes ‘venderte’ bien, es mejor que no mientas.

Preguntas comprometidas en una entrevista de trabajo

¿Cuándo una pregunta puede considerarse ilegal en una entrevista de trabajo? Pues, básicamente, cuando pueda vulnerar los derechos a la intimidad y la igualdad. Es decir, las cuestiones relacionadas con la raza, la edad, la religión, el género, el estado civil o la situación familiar del entrevistado, entre otras.

Preguntas personales en una entrevista de trabajo

De forma más concreta, la información relacionada con los años que tengas, tus creencias religiosas, tus opiniones políticas, si estás casado o soltero, con quién resides o la familia que tengas no son datos que la empresa necesite saber para evaluar si estas o no capacitado para desempeñar un determinado puesto. De hecho, no tienes por qué facilitarlos ni el entrevistador tiene la potestad de interrogarte sobre ellos.

Preguntas discriminatorias en una entrevista de trabajo

Lo mismo ocurre con las cuestiones que tengan que ver con tu raza o tu orientación sexual, que no deben de tener cabida en una entrevista de trabajo, pues se trata de una cita estrictamente profesional.
Entrevista trabajo pregunta ilegal

Preguntas sexistas en una entrevista de trabajo

En último lugar, de entre las preguntas ilegales que pueden aparecer en una entrevista de trabajo, están las relacionadas con el género. “¿Tienes previsto quedarte embarazada?” es una cuestión que, como mujer, lamentablemente te sonará.

Cómo actuar ante preguntas ilegales en una entrevista de trabajo

Lo primero que tienes que saber es que, como entrevistado, no estás obligado a responder preguntas sobre tu vida privada o que puedan atentar contra tu derecho a la igualdad. No obstante, si te decides a contestar, trata siempre de ‘darle la vuelta a la tortilla’, de sacar provecho de una pregunta indiscreta o que esté fuera de lugar.

Así, por ejemplo, ante una pregunta relacionada con la edad, puedes contestar que ésta, sea la que sea, nunca ha sido un obstáculo para desarrollar tu labor. Si tu perfil es senior, intenta destacar la experiencia que tienes. Lo mismo puede alegarse ante una determinada situación familiar, diciendo que nunca ha sido un inconveniente para realizar tus tareas. Si eres extranjero y crees que tu origen podría hacer que el entrevistador te discrimine, puedes responder que también te sientes de aquí y que tu conocimiento de varios países es enriquecedor y aportará al puesto al que aspiras.

Consejos para una entrevista de trabajo

De forma genérica, te damos las siguientes recomendaciones para realizar una entrevista de trabajo de éxito.

  • Por mucho que se repita, nunca conviene olvidar que la presencia es importante. Es aconsejable acudir aseado y vestido de manera formal, aunque esta última dependerá del tipo de trabajo. Eso sí, da igual el trabajo de que se trate, la primera impresión sólo puede darse una vez.
  • Apaga el teléfono móvil antes de entrar en el edificio (ni siquiera es aconsejable dejarlo en modo vibración).
  • Sé puntual. No llegues tarde, pero tampoco demasiado temprano: cinco minutos de antelación es lo ideal.
  • Lleva tu currículum impreso aunque la empresa ya lo tenga en su poder.
  • Infórmate previamente acerca de la empresa. Es necesario que conozcas el negocio para demostrar interés en la posibilidad de formar parte del mismo.
  • Pruebas. Pueden hacerte algún test, que te hagan escribir un párrafo, dibujar algo o que te muestren figuras para que digas qué es lo que observas (pruebas psicológicas). El consejo es que seas espontáneo y que reflejes cómo eres verdaderamente para después coincidir lo máximo posible con el clima laboral que te espera.
  • Te preguntarán probablemente sobre la remuneración a la que aspiras. Es recomendable establecer una horquilla, por ejemplo, entre 20.000 y 22.000 euros brutos anuales.
  • Al finalizar la entrevista de trabajo, agradece el tiempo que te han dedicado y averigua cómo evoluciona el proceso de selección.
  • Recuerda siempre tener confianza en ti mismo y trata de transmitir positivismo.
Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *